Ornamento

Considerado como un género menor, el ornamento fue el género artístico en el que los grabadores gozaron de una mayor libertad para desarrollar su creatividad, funcionando en muchas ocasiones como el único refugio para la utopía y la fantasía en un mundo altamente reglado. La trivialidad del tema permitía al artista la experimentación de las formas y su ligereza le liberaba de las imposiciones formales del arte canónico y de la gravedad que exigían otras temáticas consideradas más elevadas, como el retrato o la representación de historias bíblicas o mitológicas.