La sombra del buril es alargada. Lucas van Leyden en la Colección Mariano Moret

La sombra del buril es alargada. Lucas van Leyden en la Colección Mariano Moret
Museo de Bellas Artes de Bilbao
Salas 13,14 y 15
20 octubre 2015 - 04 enero 2016
Organiza y patrocina FIG Bilbao

Más detalles

 

La exposición es la primera muestra monográfica que un museo español dedica a Lucas van Leyden, figura clave en la historia del grabado. En ella se exhiben 69 obras de la Colección Mariano Moret y una de los fondos del Museo de Bellas Artes de Bilbao. De las 70 obras expuestas, 26 son estampas grabadas por Lucas van Leyden, mientras que el resto de las obras corresponden a artistas como Hendrick Goltzius, Jan Saenredam y Jan Muller entre otros; grabadores que homenajearon, imitaron o copiaron los grabados del gran maestro holandés, colaborando de este modo a mantener vivo su estilo y a prolongar su influencia durante los siglos XVI y XVII.

Lucas Hugenz o Jacobsz, conocido como Lucas van Leyden (1489/1494-1533) está considerado como uno de los primeros representantes de la pintura holandesa de género y unos de los grabadores más brillantes de la historia del arte, así como una figura clave en la difusión de las novedades del Renacimiento italiano en los países del norte de Europa. Lucas van Leyden fue un artista precoz que aprendió su oficio de la mano de su padre, Huygen Jacobsz., con el que compartió taller durante muchos años, pero serían Durero y Raimondi sus principales maestros en la distancia, ya que su aprendizaje de una técnica adecuada se realizó principalmente a partir de la observación y del estudio de los grabados de otros maestros.

Se conocen cerca de doscientas estampas salidas de su mano, principalmente grabados a buril. Sus primeros grabados tienen una fuerza expresiva y una franqueza que se irán perdiendo según su técnica se vaya depurando y se haga más exquisita en sus obras posteriores. En los grabados de Lucas van Leyden coinciden el misterio y la elegancia del último gótico con las novedades del Renacimiento, como la introducción de la perspectiva y la preocupación por la plasmación del paisaje y del movimiento.

En las estampas que se muestran en la exposición se pueden observar el amor de Lucas van Leyden por el detalle y su virtuosismo en la plasmación de las calidades y las texturas de los objetos y de los tejidos, características comunes a los artistas de las escuelas del norte. Otros atributos propios de su estilo son la originalidad y la complejidad de sus composiciones, la elegancia de su línea y la prodigiosa finura de su trabajo con el buril, así como la sutileza de sus tonos plateados, casi transparentes, la delicadeza de sus elegantes figuras y la minuciosidad en la descripción de las vestimentas de los personajes. También son características de su obra grabada su genialidad a la hora de plasmar los temas cotidianos de una manera original así como su gusto por lo anecdótico, siendo uno de los pioneros en la tradición nórdica de las escenas de género protagonizadas por tipos populares. Estas cualidades del trabajo de Lucas van Leyden son las que maravillaron a otros grabadores contemporáneos y posteriores cuyas obras también podemos admirar en la exposición, demostrándose así el poder inspirador del artista de Leiden y como la sombra de su buril fue extremadamente alargada.

Con motivo de la exposición La sombra del buril es alargada. Lucas van Leyden en la Colección Mariano Moret, se ha editado el correspondiente catálogo. El texto del mismo es obra de José Juan Pérez Preciado, conservador del Departamento de Pintura Flamenca y responsable de la pintura del siglo XV del Museo Nacional del Prado. Dicho catálogo es el primer libro monográfico editado en lengua española dedicado a la obra de Lucas van Leyden.